Si dejas de ser el mejor a cada paso, simplemente dejas de ser bueno.

Esto no va de ser mejor que el que tienes al lado. Esto va de ser una mejor forma de ti mismo. De dejarte la piel en cada entrenamiento hasta que ese regusto a sangre te suba por la garganta. De olvidarte los guantes en casa y aún así salir a entrar a la calle... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: